Posting

Yossel – April 19, 1943

Una novela gráfica sobre el ghetto de Varsovia

Era algo que yo creía que debía hacer. […] Este libro es el resultado de mis pensamientos sobre el „qué pasaría si“. Es una obra de ficción que se basa en una pesadilla de los hechos.

De esta forma concluye Joe Kubert los recuerdos, antepuestos al cómic, de las descripciones de sus padres sobre su emigración a EE.UU. en el año 1926. Mientras Kubert empezaba a trabajar como dibujante de cómic en el año 1940, en la patria de sus padres sus antiguos vecinos eran deportados y asesinados. La historia de Yossel se basa por ello, junto a fuentes científicas, en los relatos de sus padres, cartas y documentos de familiares y supervivientes del Holocausto.

En los días de la revuelta de Varsovia el joven Yossel de 13 años explica su historia de forma retrospectiva y la inicia en el pueblo Ytzeran en el año 1941 con la expulsión de los habitantes judíos y su guetización en Varsovia. La muerte, la enfermedad, la muerte por hambre y la violencia de los ocupantes alemanes así como las deportaciones configuran el día a día. Yossel que, desde que puede recordar, ha dibujado héroes de cómic, comienza a documentar con sus esbozos la vida cotidiana el guetto. Su habilidad para dibujar, que también es valorada por las SS, le salva de la deportación, pero su familia es enviada a Auschwitz. Se entera de lo que hacen allí con ellos y con otros deportados por un preso que ha huido del campo de concentración. Yossel se une a un grupo de adultos jóvenes que intenta llamar a la resistencia a los habitantes del ghetto de Varsovia. El 19 de abril de 1943 empieza la revuelta...

La novela gráfica de Kubert – que se basa en anotaciones esbozadas en una especie de libro diario del ghetto de Varsovia – convence tanto desde la perspectiva de la narración como a través de los dibujos. De forma consciente emplea sólo dibujos a lápiz sin los típicos gruesos marcos negros de los cómic a fin de apoyar el carácter expresado a modo de esbozo. Deben ser los dibujos de Yossel los que nosotros vemos y los que nos explican sus propias historias y la historia del ghetto y del exterminio. Kubert se concentra mucho en la representación de personas, lo que afianza la forma narrativa individualizadora del cómic. El interés de los lectores/as no debe despertarse por el reconocimiento de imágenes, lugares o simbolismos conocidos sino poniéndose en el lugar de las perspectivas de las personas que actúan. Sobre todo a través de Yossel, que está unido a los lectores/as por su amor hacia el cómic, da resultado la identificación.

Lo que está extraordinariamente bien conseguido es la descripción gráfica del campo de concentración. Por medio de un cambio de narrador el autor deja hablar a un preso que ha huido del campo y Yossel se convierte en dibujante de su historia. En comparación con „Auschwitz“de Pascal Croci los dibujos convencen en este caso sobre todo porque no repiten las a menudo mostradas imágenes de la selección en la rampa o de las cámaras de gas, sino que a partir de fragmentos del entorno y personas éstos permiten a los espectadores crear sus propias imágenes. La novela gráfica de Kubert incita mucho más a la discusión.

Para la formación histórico-política el cómic resulta también interesante ya que trata la pregunta planteada a menudo del actuar de la resistencia de hombres y mujeres judías y lo hace a través de un medio que resulta más atractivo para los jóvenes que el libro tradicional. Al mismo tiempo la novela gráfica muestra diferentes formas del actuar de la resistencia como son la conservación de tradiciones religiosas, la autoafirmación diaria, la solidaridad y lucha armada ampliando de esta forma este concepto que a menudo se entiende en sentido demasiado estricto.

Este cómic, al igual que otras narraciones de ficción, puede utilizarse como complemento al trabajo con fuentes históricas y textos secundarios o también como impulso para actividades posteriores. Resulta adecuado para todos los jóvenes que muestran interés por la lectura de los extensos textos a pesar de tratarse del medio del cómic. No debería ni puede utilizarse como aliciente para tratar la historia de los crímenes nacionalsocialistas. Esto no se correspondería con la intensiva historia narrada ni sería convincente ya que los dibujos de Kubert podrían decepcionar las expectativas con las que normalmente se aborda la lectura de un cómic.

Kubert, Joe: Yossel – April 19, 1943. Norma, 2005

 

Add comment