Posting

Terezin - Niños del Holocausto

Detalles Lugar/Estado: Hesse ESCUELA: Odenwaldschule DOCENTE: Uta Forstat Edad: 10 de 8 años en adelante Asignatura: Taller de Teatro Actividades Encuentro internacional de jóvenes Excursión a un memorial Poner en escena una obra de teatro Reflexionar sobre formas de conmemorar el pasado Trabajar con recursos artísticos Temas Auschwitz Buchenwald Campos de concentración Encuentros internacionales de jóvenes Terezin

Anna Smulowitz, hija de sobrevivientes del ghetto Terezin [Theresienstadt] que emigraron a los EE.UU., escribió una pieza teatral sobre niños en Terezin. La Odenwaldschule obtuvo el permiso de poner en escena la pieza en alemán. Para los jóvenes actores alemanes y norteamericanos, el punto culminante es un encuentro internacional de la paz en Auschwitz, que fue documentado en una película.

Antecedentes

Anna Smulowitz, autora de la pieza teatral "Terezin, Children of the Holocaust", hija de dos sobrevivientes de los campo de concentración Buchenwald y Auschwitz, nació después de la guerra en un "campo para personas desplazadas". Sus padres emigraron a los EE.UU. siendo Anna una niña muy pequeña y le inculcaron durante toda su vida que nunca volviera a pisar suelo alemán.

No obstante, una reunión en los EE.UU. con hijos de víctimas y victimarios del régimen nacionalsocialista la convenció de viajar con el grupo "Face-to-Face" (hoy: One-by-One) a Alemania. Gracias a sus contactos personales, en febrero de 1993 visitó la escuela Odenwaldschule en Ober-Hambach, en las proximidades de Francfort. Allí se desarrolló una relación cordial con los alumnos y docentes que se profundizó aún más con consecuencia de una visita conjunta a Buchenwald. Al final de su visita, Anna Smulowitz manifestó su deseo de que su pieza teatral fuera traducida al alemán y estrenada en la Odenwaldschule, que tiene una larga tradición teatral en su haber. En las vacaciones de verano de ese año, un alumno y una profesora tradujeron la obra. Esa traducción es la que actualmente constituye la base de la versión alemana de la obra.

"Terezin, niños del Holocausto" describe dos días en la vida de seis niños que por razones más o menos casuales comparten una celda en Terezin o Theresienstadt. La dramática situación de la confinación se entrelaza con elementos biográficos (el destino de los padres de Anna Smulowitz) y hechos históricos (la inspección del "ghetto modelo" Terezin por una comisión internacional de la Cruz Roja el 23 de junio de 1944). La obra recuerda de manera conmovedora a más de un millón de niños y adolescentes, víctimas del régimen nazi.

Desarrollo del proyecto

A principios del año escolar 1993/94, Anna Smulowitz visitó por segunda vez Ober-Hambach para comenzar con los ensayos. El anuncio de que se iba a representar esta obra despertó gran interés entre los alumnos.

Ciertamente el interés obedecía a diferentes motivaciones. Para unos, un motivo importante era la amistad y la proximidad con la autora; para otros la confrontación con el tiempo del nacionalsocialismo y la experiencia de ver dos puestas en escena diferentes de la misma obra.

Anna Smulowitz, que vio nuestras dos puestas por primera vez en Berlín, subrayó las diferencias con sus propias realizaciones, aunque también consideró que algunos detalles merecían ser imitados. Dado que en el transcurso del proyecto tuvimos la oportunidad de ver en forma paralela todas las versiones (dos norteamericanas y dos alemanas), tomamos conciencia de la diversidad de criterios que puede haber.

En noviembre de 1993, la obra se estrenó en el colegio Odenwaldschule. Las tres funciones despertaron gran interés en la comunidad escolar. Una cuarta función se realizó en Heppenheim.

Para llegar a un público más amplio decidimos realizar una gira que nos llevó del 15 al 21.2.1995 a la capital Berlín, donde se dieron cuatro funciones. La primera función tuvo lugar en el colegio secundario judío que recientemente reabrió sus puertas en el ex Scheunenviertel, un distrito de Berlín que albergó a muchos judíos de Europa del Este durante los años veinte y treinta. La segunda función tuvo lugar en la Carl-Zeiss-Oberschule, una escuela de la UNESCO, la tercera en la "Casa de la Iglesia" y la cuarta en la "Escuela Evangélica" de Berlín. Una función originalmente prevista en la prisión juvenil de Berlín fue cancelada a solicitud de la dirección del establecimiento penitenciario porque no podían prever las reacciones de los jóvenes y no querían correr ningún tipo de riesgo.

En principio, se suponía que el viaje a Berlín marcaba el fin del proyecto. Sin embargo, cuando una alumna regresó de los EE.UU. donde había participado de un taller de teatro de Anna Smulowitz, informó que la obra sería representada en Auschwitz. La función iba a ser el 6 de diciembre en el marco del "Encuentro internacional por la paz: peregrinación ecuménica por la paz y la vida 1995 de Auschwitz a Hiroshima". Fue entonces cuando le pedimos a Anna Smulowitz que intercediera para que nuestro elenco también fuera invitado. La invitación se concretó y de ello surgió un proyecto poco común, del que participaron casi 50 persones, entre actores, directores, técnicos, así como padres y hermanos acompañantes entre 8 y 50 años, además del equipo de vídeo compuesto de tres personas que ya había filmado la obra en Berlín.

El viaje, que duró cinco días, fue tan movilizador que es difícil encontrar palabras para describir lo que ocurrió entre las personas y en el interior de las personas que participaron del mismo. Para todos nosotros representar la obra el 6 de diciembre de 1994 en Auschwitz fue una experiencia inolvidable. Más tarde la obra se representó una vez más en versión norteamericana en la Odenwaldschule. Las últimas dos funciones tuvieron lugar en febrero de 1995 en ocasión de un congreso de Pedagogía en Heidelberg y en Weimar por invitación del Curatorio Ettersberg. Así se cerró para nosotros el círculo, cuyo comienzo había sido el viaje a Buchenwald.

Pese a que la pieza fue representada ante públicos muy diferentes, siempre afloraron emociones muy fuertes. Se comprendió que aplaudir resultaba desubicado; en las conversaciones durante el breve intervalo se destacó la autenticidad de la atmósfera, la credibilidad de los personajes y la densidad de la trama. Personas que habían vivido situaciones similares se mostraron particularmente conmovidas. Durante el debate en Auschwitz se valoró muy positivamente nuestra valentía porque nosotros que éramos alemanes, representábamos esa pieza en este lugar y en alemán.

La obra tuvo un importante eco en la prensa:

En febrero de 1994, la radioemisora del Sarre emitió un programa titulado "Teatro escolar contra la derecha" que en el transcurso de los años fue retransmitido por otras cinco radioemisoras.

En 1995 apareció la primera versión de 60 minutos de duración del vídeo "Nietos"; por razones que hacen a la lógica de la televisión debió ser acortada a 43 minutos. En diciembre de 1997, luego de que con mucho esfuerzo se obtuvieran los recursos económicos necesarios se editó el video junto con la versión norte-americana bajo el título: "A Generation Twice Removed".

La mejor forma de describir la profunda impresión que dejó la obra es dejando hablar a los propios protagonistas:

"El intento de comprender la historia se transformó en algo que caló muy hondo, que nos afectó mucho más que en la clase."(Jan en el periódico escolar "OSO-Nachrichten", N° 51, pág. 50)

"Creo que después de la pieza - y ésta es una propuesta de cambio que hago - los actores no deberían volver al escenario para saludar. Muchas otras personas me dijeron que sentían precisamente eso. Cuando los actores se van del escenario no son sólo los actores los que se van. Muchos lo sintieron así: la obra es un pedazo de historia personal. Por eso no es posible regresar al escenario y ser un actor que viene a cosechar el aplauso por el trabajo realizado."(Cordula en el periódico escolar "OSO-Nachrichten", N° 51, pág. 50)

"Me gustó mucho trabajar en esta obra, pero también demandó mucho esfuerzo y tiempo. Lo peor para mí fueron los sueños que me asaltaban algunas veces (...) Pero ahora sé que ello me permitió comprender mejor los hechos y que he contribuido algo para mostrar lo terrible que fue para a gente vivir en un campo de concentración. Espero haber aportado algo para que algunos reflexionen y comprendan que algo así no debe repetirse nunca más."(Katrin en el periódico escolar "OSO-Nachrichten", N°. 51, pág. 63) 

 

Add comment